NUESTROS PRODUCTORES CERCANOS III: ECOEDUCO

diciembre 19, 2014 No hay comentarios

En este apartado queremos  dar a conocer entre nuestros socios y clientes a los productores ecológicos de nuestro entorno, pero sobre todo queremos hacerlos “más próximos”, descubriendo su historia, sus motivaciones, sus dificultades, sus aspiraciones etc.

Pretendemos que cuando se compre un producto ecológico, no solo se valore el precio y su aspecto externo, sino que además se tenga en consideración la situación e idiosincrasia de estos productores.

 Para ello estamos realizando unas entrevistas que posteriormente publicamos en el blog de Ecogermen.  Si queréis ver las entrevistas anteriores podéis ir a esta dirección. A todos ellos les agradecemos el tiempo que han empleado en atendernos.

http://ecogermen.com/blog/category/nuestros-productores-cercanos/

 

 ECOEDUCO

Es una empresa familiar ubicada en Campo de Cuéllar, en al Comarca del Carracillo, al norte de la provincia de Segovia.

Hemos hablado con Albano Sastre uno de los hermanos que están al cargo de la explotación. Es ingeniero agrónomo junto con Diana, su pareja, que también participa en el proyecto.

Tal como nos explican en su página web

Ecoeduco ha nacido en el seno de una familia dedicada a la agricultura durante generaciones. Nuestro principal objetivo es cultivar hortalizas ecológicas de calidad fusionando tradición e innovación, respetando el medio ambiente y dignificando el trabajo en el campo.”

El proyecto se puso en marcha hace 15 años, dedicándose a la horticultura. Hace 5 años empezaron con un almacén para productos envasados y en la actualidad quieren introducir el cereal, principalmente la espelta. Su objetivo según nos cuenta Albano es tener actividad durante todo el año, ya que las tareas de huerto sólo abarcan de abril a noviembre.

Tienen el sello ecológico del CAECYL (consejo regulador de agricultura ecológica en Castilla y León). Piensan que esa certificación es una garantía tanto para los consumidores como para el resto de productores y que todos los que hacen ecológico deberían estar auditados.

Nos comenta que su modo de trabajo no difiere mucho del de sus abuelos. Utilizan los mismos aperos que ellos usaban, y continúan con algunos cultivos tradicionales, como el de tomates, por ejemplo, que ya no se cultivan en su comarca, debido a la especialización de los agricultores convencionales. Pero su idea es ampliar su gama de productos e introducir otros cultivos poco frecuentes. Así para este otoño han introducido como el colirrábano, el apio, la chirivía, la zanahoria de mesa y la remolacha morada.

En la comarca del Carracillo son los únicos productores ecológicos aunque existen otros en zonas próximas como Ecomanjar en Lastras de Cuéllar, Luis Senovilla en Cuéllar, Sanchonar en Sanchonuño, con los que tienen muy buena relación.

Les hemos preguntado por su relación con otros productores convencionales. Albano considera que cada uno cumple con su función y que también es necesaria la agricultura convencional ya que a día de hoy la agricultura ecológica no puede garantizar un volumen de produción parecido y es necesario para la alimentación de la población. Aun así piensa que la productividad de la agricultura ecológica se puede mejorar, sobre todo ensayando nuevas técnicas de cultivo. Pero es preciso estar buscando y experimentado continuamente.

En las fincas de Ecoeduco trabajan 8 personas de manera permanente más los trabajadores eventuales durante el verano. Albano nos llama la atención sobre el contraste entre el trabajo requerido por la agricultura ecológica y la convencional. En el caso de Ecoeduco son 12 hectáreas que requieren el trabajo de 8 personas, mientras que en convencional basta una persona para 30 hectáreas.

    Conversamos sobre las implicaciones que esto supone. Aunque la necesidad que tiene la agricultura ecológica de utilizar una mayor mano de obra representa una oportunidad de crear puestos de trabajo y fijar población rural, sin embrago constituye un inconveniente a la hora de competir con la agricultura convencional, la cual lleva a cabo su tarea utilizando masivamente productos químicos que requieren un número mínimo de operarios. Aquí habría que añadir que no se contabilizan los costes medioambientales y para la salud, lo cual debería llevarse a cabo para conocer el “precio real”.

Precisamente una de las principales preocupaciones que nos transmite Albano es conseguir que los productos ecológicos tengan un precio digno, tanto para el consumidor como para el productor. Según nos comenta uno de los factores que encarecen el producto ecológica es que se trata de un sector minoritario tanto en la producción como en el consumo, lo cual dificulta todos los procesos, desde la obtención de los insumos, hasta la distribución, y comercialización. Así por ejemplo, mientras las semillas de la agricultura convencional te las traen a la puerta de casa (por decir así) las semillas ecológicas hay que ir a buscarlas. De este modo, aunque se trata de una simple semilla sin ningún proceso añadido, resulta más costosa que una convencional.

    Pero nos comenta que a ellos no les importa ir a buscar nuevas semillas por ferias y mercados, a veces muy lejanos, como Alemania. Su principal motivación es que se trata de algo que les gusta hacer.

En cuanto al destino de sus productos ellos quieren comercializar en entornos lo más próximos posibles y se resisten a la exportación, que es uno de los destinos más comunes de la producción ecológica en nuestro país. Pero nos dicen que no venden en su comarca porque la gente ya tiene sus propios huertos. El destino de sus productos son las ciudades, grupos de consumo de Madrid y tiendas ecológicas.

Por último le hemos preguntado por lo que les pedirían a los consumidores de productos ecológicos. Nos comenta el principal problema en relación al consumo es la caída de la demanda en verano de los productos de huerta, precisamente en el momento de mayor producción. Debido a eso quieren ampliar la gama de cultivos de otras estaciones. Aún así nos explica que si se quieren tener tomates en octubre es preciso plantarlos en julio, cuando tienen menos salida y eso implica una pérdida que se acaba reflejando en el precio.

Le comentamos que en Ecogermen somos conscientes de este problema e intentamos buscar fórmulas para ampliar el consumo, particularmente durante el verano. Sabemos que no es fácil ya que se trata de la época de vacaciones y muchos socios tienen sus propios huertos o familiares que les facilitan productos. Pero intentamos dar a conocer las circunstancias de los productores para que los consumidores responsables sepan orientar sus compras.

Otras entradas sobre Ecoeduco en este blog.

 

NUESTROS PRODUCTORES CERCANOS II: MENADE

julio 31, 2014 No hay comentarios

BODEGAS MENADE  - RUEDA (VALLADOLID)

Entrevista con Richard Sanz

Nos cuenta Richard Sanz que él y sus dos hermanos, Marco y Alejandra, pertenecen a una familia de viticultores y vinateros, comerciantes de vinos de hasta seis generaciones  que se remontan al año 1800. La primera instalación es un edificio del siglo XVIII que todavía se conserva en la plaza mayor de  La Seca.

Se trata de una familia de emprendedores y así, en los años 70, su padre quiso empezar una nueva etapa y se trasladó a Medina del Campo, donde puso en marcha la bodega Palacio de Bornos. Del mismo modo los tres hermanos eligieron partir desde cero hace 10 años, iniciando su propio camino en la producción ecológica y escogieron el nombre de MENADE, que así se llamaba  un terreno donde su madre había plantado un viñedo.

El motivo que les llevó a dar este paso fue, precisamente la experiencia de toda una vida alrededor de la producción vitivinícola y el contacto con una realidad que no siempre les resultaba satisfactoria. De ahí surgió la necesidad de experimentar algo nuevo movidos más por un deseo de cambio y revitalización de nuestra propia identidad que por interés económico, tal como exponen en su página web.Así crearon el primer vino ecológico de Rueda. La idea era romper y volver a los orígenes de Rueda, a elaborar vinos de finca lo más naturales posible

Richard nos dice que la denominación de ecológico para los vinos en aquellos tiempos era más un inconveniente que otra cosa y que incluso intentaban ocultarlo ya que la gente lo veía como algo extraño y desconfiaba. De ahí que la principal orientación fuera hacia la exportación, ya que en otros países el vino ecológico no era recibido con reticencias, sino todo lo contrario.

En la actualidad, las cosas han cambiado mucho. Ya se acepta con naturalidad el vino ecológico y cada vez tiene más prestigio. El problema ahora puede ser otro: hay un boom de la viticultura ecológica y mucha gente intenta subirse al carro con las vistas puestas en el negocio, más que en verdadera mentalidad ecológica. Aun así les parece bien que haya otros productores atraídos por esta moda, siempre que las cosas se hagan con honradez.

Dentro de su afán recuperador está su exploración de las viñas anteriores a la gran plaga de la filoxera, que acabó con la mayor parte de las viñas autóctonas. Estos viñedos, que tienen más de 100 años, han dio capaces de resistir debido a  su especial situación, por el terreno etc. Cuenta con  3 parcelas de este tipo en diferentes localidades de diferentes provincias.

También intentan cuidar los procesos de elaboración, y han conseguido elaborar vinos con 0 sulfitos. Les preocupa igualmente el embasado, que quieren que sea lo más ligero posible y con el menor uso de materiales. Para Richard es una contradicción elaborar productos ecológicos, en los que se intenta ser lo más respetuoso posible con el medio ambiente, y después despreocuparse por completo de los envases que se utilizan.

Y por concluir el recuento de sus actividades (que no presente ser exhaustivo) hay que señalar la producción de aceite a partir de olivos propios y también una cerveza artesanal, a la que han denominado “la Burra”, aunque en estos casos no cuentan con certificación ecológica.

 

 

La historia de Menade, es una historia de éxito. Es la mayor explotación de vinos ecológicos de Castilla y León con 180 hectáreas propias, y por proyectos de ampliación. Además de la sociedad constituida por los 3 hermanos, trabajan directamente otras 22 personas y de manera temporal hasta 60 personas más.
Pero lo que ellos nos manifiestan es que su principal objetivo es hacer aquello en lo que ellos creen, buscando el equilibrio con la tierra, la manera natural de hacer las cosas y la relación con la gente. Quieren que todo esto se refleje en sus productos y les gustaría poder transmitirlo a los consumidores.

Le comentamos que el consumidor ecológico es un consumidor consciente y que en Ecogermen queremos poner en valor aquello que está detrás del producto. Así entre todos, consumidores y productores, podemos contribuir a un modo de vida más sostenible y saludable, y que nos permita mantener a nuestra tierra y a sus gentes.

Richard nos contesta que no duda del éxito de ese objetivo, porque somos muchos los que lo estamos intentando.

Esta entrevista también puede verse en el reportaje fotográfico de la excursión organizada por Ecogermen a distintos productores de Valladolid, el 6 de abril de 2014.

 

NUESTROS PRODUCTORES CERCANOS I: GRANJA TABLARES

julio 31, 2014 No hay comentarios

Granja Tablares – Megeces – Valladolid

   Juan Gay nos concedió una entrevista por teléfono donde nos habló de sus inquietudes, sus  aspiraciones,  sus opiniones etc.
Se dedica a la producción de huevos ecológicos como trabajador autónomo. Trabajaba en la agricultura convencional (cereales, patata, zanahoria) pero hace 3 años se planteó pasar a la producción ecológica. En agosto de 2012 empezó a trabajar con gallinas y obtuvo el certificado ecológico en 2013.
El motivo que le impulsó a dar este paso fue el disgusto que le producía la manera de trabajar en agricultura convencional, la utilización de insumos y pesticidas que puedan tener consecuencias en la salud tanto de los consumidores y los propios trabajadores agrícolas, así como en el medio ambiente.

 

Le preocupa también la conservación del ecosistema que rodea a su granja, un entorno natural con bosque y cotos de caza que puede verse afectado con el tipo de actividades que se lleven a cabo en las explotaciones agrícolas.

También le interesa las consecuencias sociales, porque cree que la producción ecológica en un medio de revitalizar las zonas rurales y fijar población en ellas por su capacidad de crear empleo.

 

Como proyectos a futuro nos cuenta que quiere aglutinar gente que viniera a trabajar con el él para producir y vender un abanico grande de productos. Por ejemplo entre sus objetivos está la harina certificada.
Le gustaría producir allí mismo todo lo que necesitan las gallinas para su alimentación, cerrando el ciclo de la producción. De esta manera, nos comenta, se evitarían los desplazamientos de productos, avanzando hacia una producción más sostenible y que al mismo tiempo permitiría abaratar los precios.
Igualmente quiere dedicarse a la cría de pollos, aunque tiene el problema de que no dispone de un matadero ecológico a mano lo cual encarece mucho. De cara al futuro se plantea instalar uno.

Los principales problemas los ha tenido con la administración ya que sólo tienen en mente los requisitos exigibles a las grandes explotación sin reparar en las peculiaridades de una granja pequeña. También piensa que puede haber intereses en que este tipo de iniciativas no vayan a más.
En cambio los apoyos los ha recibido de los otros agricultores, de los consumidores y también del consejo de agricultura ecológica.

En cuanto al consumo. Sus clientes son todos de Valladolid, grupos de consumo, cooperativas (Ecogermen) y tiendas especializadas. Son todas personas con elevada concienciación en cuanto al consumo ecológico. El desplazamiento lo realiza con Crica. Dice que no da abasto para atender la demanda que crece continuamente. Por eso mismo no acude a ferias o mercados.

Le consultamos su opinión
Piensa que la producción y el consumo ecológico es la manera de salir de la crisis.

Una de las cosas que más le preocupan es abaratar el precio de los productos ecológicos, que no se conviertan en un consumo de élite. Pero ello exige una mentalización por parte de los consumidores que tienen que hacerse cargo de las circunstancias de los productores. Por ejemplo tener en cuenta la estacionalidad, es decir, que no siempre van a estar disponibles los mismos productos ni en la misma cantidad.

Por último coincidimos en la necesidad de conocernos mutuamente los productores y consumidores ecológicos y apoyarnos, porque ambos remamos en el mismo barco.

MAS INFORMACIÓN

Es miembro de GANECA (asociación de amigos de la gallina castellana negra), asociación la cual cooperara para llevar a cabo un proyecto en la propia granja y otras interesadas para la selección y mejora de la raza castellana negra intentando buscar la cooperación o apoyo de alguna universidad.

Esta entrevista también puede verse en el reportaje fotográfico de la excursión organizada por Ecogermen a distintos productores de Valladolid, el 6 de abril de 2014.

 


  • Categorias

  • Archivos

  • Enlaces

  • Tienda

  • Usuarios

    Suscripción

    Introduce tu dirección de correo si quieres recibir nuestras novedades por email:

     

    Noticias relacionadas

    Fotos Ecogermen

    Más fotos en nuestro espacio en Flickr