Como todos los años, desde Tudela de Duero nos llegan frescos y jugosos los manojos de espárragos verdes y de esparragos blancos gruesos, blancos finos y blancos con punta morada. Es el momento de disfrutar plenamente de esta esquisitez que nos regala la tierra Vallisoletana.